Historia

Nace San Román en la ciudad de Rosario, fabricante de embutidos y fiambres artesanales de máxima calidad.

Luego de varios años de estudios y pruebas para alcanzar la calidad que se esperaba, José Guillermo Francisco San Román, se larga al mercado con una nutrida pero confiada cantidad de productos.

Entre ellos se encontraban los clásicos inspirados en la Vieja Italia (Chorizos, Morcillas y Salames), logrando así una comercialización pequeña, donde supervisaba la elaboración y realizaba en propia persona al final del día, el reparto de los mismos.

Al tiempo del lanzamiento, era tal la aceptación de los productos por parte del público, que el reparto se realizaba los 7 días de la semana para poder satisfacer la demanda creciente.

El único problema que se fue acrecentando de a poco, era el poco tiempo que él disponía para lograr realizar todas las actividades tanto de la empresa como familiares.

Uno de sus hijos mayores y con futuro de ingeniero agronomo, José Ignacio, decide sumarse al proyecto y poner todas sus fuerzas para darle un impulso mayor.

Con fuerzas renovadas, la marca familiar comienza un proceso de reorganización, estructuración y modernización.

Ante las reiteradas solicitudes de su hermano mayor, Sebastián decide sumarse al camino.

De esta manera, en forma conjunta comienzan a prolongar la historia de San Román, poniendo énfasis en nueva maquinaria, técnicas y capacitación, para que los productos establecidos se acoplen al mundo moderno y así poder desarrollar nuevas recetas para los venideros.

Finalmente,se une a la tradición, el tercer hermano, Juan Cruz, quien estaría destinado a la publicidad e imagen de la empresa.

En este lapso, comienza la idea de instalar en la Ciudad de Rosario, Santa Fe, una Carnicería y Charcutería.

¿El Objetivo? Poder doblar la apuesta de la Oferta existente, manteniendo una calidad superior constante. No sólo ofreciendo los propios productos, sino también llegando a abarcar la venta minorista de carne vacuna y mayorista de carne porcina.

Así fue, en 2013, presentaron su primer Carnicería y Charcutería, en la zona norte de Rosario.

En el mismo lugar se da la incorporación del último hermano, Joaquín, para realizar diversas tareas, y de esta manera ratificar la unión familiar en todos los ámbitos de la empresa.

Hoy en día, un lugar dónde todos pueden probar nuestro gusto y saber de nuestro paladar.

En la actualidad, San Román continúa innovando ideas, costumbres y sabores.

Sin dejar de lado, la incorporación de nuevos productos a la familia, que logren satisfacer todos los gustos y demandas de los consumidores.

«…manteniendo siempre su elaboración artesanal que recuerda su Tradición Familiar»

Logo redondo byn